Banda Gástrica Virtual

¿Te atreves a adelgazar usando tu mente y conservar lo bajado para siempre?

Por el experto Nº 1 en Canarias en «Banda Gástrica Virtual». Ahora en formato presencial [Gran Canaria, Islas Canarias, España] y también «online». Sin problemas con el lugar donde vivas, ni con tu tiempo ni horarios.

Juan Jesús Doreste es Hipnoterapeuta Clínico. Delegado en Canarias de la Federación de Asociaciones de Hipnosis Clinica y la Escuela Oficial de Hipnosis, de la que también es profesor. Terapeuta Autorizado de Banda Gástrica Virtual (por el Instituto Scharowski) y de Banda Gástrica de Hipnosis (por AITECO, Asociación Internacional de Terapeutas y Coaches).

Inscríbete en el programa «Peso Ideal Sin Dieta – Banda Gástrica Virtual» o Envía un WhatsApp [+34 697.214.803].

Talleres PISD-BGV diciembre 2018

«Peso Ideal Sin Dieta - Banda Gástrica Virtual»: El programa más completo que encontrarás para Adelgazar Con Hipnosis y vivir con tu peso y talla ideal para siempre.

Sin contar calorías

Sin dietas restrictivas

Sin pasar privaciones

Sin Procedimientos Quirúrgicos

¿Por qué «Peso Ideal Sin Dieta - Banda Gástrica Virtual» es la solución definitiva para que bajes de peso y lo mantengas para siempre?

Si eres de las innumerables personas que han probado todo tipo de dietas, que están realmente frustradas por vivir en lucha continua con la comida y con su cuerpo, este artículo es sin duda para ti.

Déjame hacerte una pregunta:

  • ¿Has hecho dietas o planes de ejercicios, donde has obtenido resultados para luego ver como vuelves a recuperar o incrementar todo lo que habías bajado?
  • ¿Eres una persona cansada de escuchar tantas opiniones acerca de la alimentación, a veces totalmente contradictorias?
  • ¿Te preguntas qué hay en ti que no funciona cada vez que lees o ves una historia de éxito de otra persona que ha conseguido adelgazar?

Afortunadamente, la Banda Gástrica Virtual (BGV) —también conocida, bajo marca registrada, como HipnoBanda— es cada vez más conocida gracias al efecto mediático que ha tenido sus resultados en algunas personas del mundo de la televisión.

De hecho, ahora te será fácil encontrar muchísima información en Internet y saber de su amplia difusión a nivel Internacional.

En el Instituto Canario de Hipnosis, somos los expertos nº 1 en Canarias en este tratamiento. Somos Terapeutas Autorizados de Banda Gástrica Virtual, Terapeutas de Banda Gástrica con Hipnosis por la Universidad del Cambio y AITECO (Asociación Internacional de Terapeutas y Coaches) e Hipnoterapeutas Clínicos con años de experiencia y formación. Queremos comentártelo porque ahora que está de moda, encontrarás muchas ofertas por personas que sin ninguna experiencia previa han realizado una formación de fin de semana o un curso online y ofrecen también un servicio bajo este nombre.

  • ¿Eres una persona cansada de las prohibiciones, de contar calorías, de los sacrificios?
  • ¿Estás en la fase en la que llegas a infravalorarte o avergonzarte cuando te ves en un espejo?

Si te resuenan estas preguntas, estás en el artículo adecuado, porque solo el 0,5 por ciento de las personas que comienzan un régimen consigue bajar de peso y mantener lo bajado de manera permanente.

Toda esta situación está apoyada por una industria millonaria que se ceba en la frustración y en la necesidad de una cantidad cada vez mayoritaria de personas. De hecho, la Organización Mundial de la Salud establece el sobrepeso como la mayor de las pandemias para las próximas décadas.

Sueñas con tu salud, con vivir con energía, con un cuerpo, con una talla y un peso ideales que te permitan sentirte bien contigo; pero, seguramente, estarás cansada de la idea de los sacrificios, de las renuncias y del tener que estar todo el día pensando en lo que puedes o no puedes comer.

¿Por qué tiene que ser así?

¿Cuál es la solución a este problema?

¿Me permites que antes de darte la solución, déjame decirte qué no es la solución, para que así puedas centrarte en lo que te va a dar resultados. La solución no es:

  • Hacer más dietas.
  • Horas y horas de aburridísimos ejercicios cardiovasculares.
  • Negarte todo aquello que te gusta.
  • Volverte una obsesa del control.
  • Centrar tu relación con la comida en prohibiciones y sacrificios.
  • Dejar de salir con las amigas o de ir a las celebraciones por temor a pasarte con los tentepiés y todo lo que le sigue.

La solución está ya en tus manos, solo que no la has visto.

Esto es lo que tienes que hacer para lograr adelgazar y mantener tu peso y talla ideales, disfrutando mucho de lo que comes y sintiéndote genial contigo misma:

Aprender cómo tu mente se relaciona con el tema de la comida.

¿Cómo se hace esto? Fácil, cuando llegas a entender que el hambre no está en tu estómago, sino en tu mente y sobre todo cuando tu mente aprende a manejar tu mundo emocional.

Cuando entiendas que hay unas claves que permiten que usando tu propia mente —sí, esa que hasta ahora te ha hecho comer de más— puedas comenzar a comer menos sin esfuerzo ni sacrifico, todo comienza a cambiar y, además, de una forma permanente.

Y si hasta ahora lo que has logrado no es lo que deseas, es que, sencillamente, no has dado con esas claves, con esas formas que te harán comprender como tu relación con la comida puede ser completamente distinta.

Así que, siendo sincera contigo misma, permítete hacerte esta pregunta: ¿Es lo que tengo hoy lo que había soñado cuando comencé mi primera dieta o método de adelgazamiento? Para verme bien, ¿todo el resto de mi vida estará basado en sacrificios, restricciones e, incluso, prohibiciones?

Si realmente quieres llevar tu cuerpo, tu salud, tu energía a un nuevo nivel, necesitas cambiar la persona que eres hoy y que has sido hasta ahora; una persona que pueda:

  • Bajar de peso permitiéndose comer sin sacrificios ni prohibiciones.
  • Convertir las comidas en un momento placentero y casi de meditación.
  • Dejar de usar un lenguaje de restricción por uno de disfrute.
  • Experimentar una agradable sensación de saciedad tras unos pocos bocados.
  • Comer atendiendo a tu cuerpo, independientemente del estado emocional en el que te encuentres.

¿Cómo se hace esto exactamente?

Para que hoy mismo, sin apuntarte a nada, sin abonar nada, puedas comenzar tu proceso  he creado una agradable charla —titulada «5 Claves Para Comer Menos y disfrutar más de la comida»— en la que te cuento cómo comenzarás a comer menos de una forma natural, además de presentarte la Banda Gástrica con Hipnosis (Banda Gástrica Virtual), el método más moderno y probado para bajar de peso usando tu propia mente y cambiando tu relación con la comida para siempre.

Esta charla la tienes disponible aquí abajo para que puedas verla cuantas veces necesites e, incluso, compartirla con toda persona a la que consideres le vendría bien. Hace poco, una mujer que había asistido hacía una semana a la charla de manera presencial, me escribía para contarme que gracias a poner en marcha estas 5 Claves ya había logrado bajar un kilo y medio. Otra, me llamó al mes para contarme que había perdido cuatro kilos y medio; a los pocos días me escribía un WhatsApp para decirme que ¡ya eran cinco!

¿El truco?

No hay, es una charla 100% gratuita para ti, está justo aquí debajo. No tienes que dejarme Email ni apuntarte a nada. Es simplemente un regalo que te hago para que nos podamos conocer y veas que todo lo que te propongo es fácil y muy de sentido común. Si lo que consigas te anima a continuar leyendo y apuntarte a «Peso Ideal Sin dieta – Banda Gástrica Virtual» ¡genial! Aún si no, estaré feliz de que me envíes un WhatsApp al +34 697214803 y me cuentes cómo te ha ido con la charla.

Descargo de responsabilidad: Todas las claves que se dan en esta Charla no son sustitutas de ningún tratamiento médico. La persona que desee seguirlas lo hará bajo su propia responsabilidad.

Permíteme ahora presentarte el Programa «Peso Ideal Sin Dieta - Banda Gástrica Virtual»

Y lo tenemos. Lo hemos conseguido. Creemos sinceramente que te estamos ofreciendo un programa que transformará absolutamente y para siempre tu manera de relacionarte con la comida y con tu cuerpo.

Pero antes de continuar, déjame contarte algo sobre lo qué es la Banda Gástrica Virtual (BGV):

  • La Banda Gástrica Virtual [Banda Gástrica con Hipnosis] es un tratamiento psicológico de la obesidad que hace uso de todos los recursos de la Hipnosis y de la Reprogramación Subliminal, y opera esencialmente sobre el deseo. Y no solo disminuye el deseo de comer sino que se implantan en el inconsciente nuevas pautas de conducta frente a la comida. Logra un viejo sueño de las personas con sobrepeso: Bajar de peso a partir de la disminución del deseo y de un cambio en las conductas.
  • Vivirás con el convencimiento de que tu estómago es ahora más pequeño —y en realidad termina siéndolo físicamente en el transcurso de unos pocos meses— y percibirás mucho antes las señales de saciedad, por lo que no te supondrá ningún sacrificio.
  • Aunque puede hacerse acompañando con una dieta, la mayoría de las personas obtienen los mejores resultados simplemente cuidándose en la elección de las comidas. Y no tiene efecto rebote.
  • Además, se logra la desidentificación del obeso con su tejido adiposo, de manera tal que nunca procure su recuperación.
  • Junto con las grabaciones de refuerzo entre las sesiones, en el Instituto Canario de Hipnosis usamos también grabaciones de inducción al sueño, con lo que se mejora o cura las alteraciones del descanso, logrando que muchos pacientes abandonen toda medicación con tal fin y disminuye, a partir de un buen descanso, la ansiedad que en los obesos se traduce como hambre.
  • No está enfrentado con otros tratamientos ni con los recursos quirúrgicos; al contrario: facilita su éxito. Y en los casos en que la obesidad sea consecuencia de razones psicológicas, es fácilmente integrable a un tratamiento psicológico que dilucide y solucione las causas de la misma.

En resumen: Se trata de un enfoque psicológico del problema (el hambre está en la mente), con la utilización de los recursos de la hipnosis y la reprogramación subliminal tendiente a obtener la pérdida de peso, no a partir de la prohibición externa, sino de la disminución del deseo, lo que evita el ciclo de recuperación de peso común a todos los otros tratamientos.

La Banda Gástrica Virtual (BGV) es, como acabas de leer, un método que usa el trance hipnótico y la reprogramación subliminal para irte transformando en tres frentes simultáneos:

  • El físico. Vas a vivir —gracias a la Hipnosis— como si tu estómago hubiese sido reducido con la operación de Banda Gástrica Quirúrgica. Tu cerebro va a “percibir” que tu estómago ha quedado reducido y que, en consecuencia, ya no puedes comer lo mismo de antes.
  • Los hábitos. Cambiar los modos del comer, así como combinaciones alimentarias, rutinas, cantidades, horarios, etc… Fundamentales para que lo que bajes de peso se mantenga de manera permanente, evitando el efecto rebote que acompaña a todas las dietas.
  • Lo mental-emocional. En el comer de más hay muchas emociones y creencias erróneas, dañinas y mal manejadas. Sólo cuando se logra sacar a la luz la compulsión, las fuentes del deseo, las emociones vinculadas y las creencias insertadas en nuestra programación interna podemos hacer un cambio duradero y válido en donde todo lo realizado en los otros dos frentes podrá tener auténtica validez y permanencia, sin recurrir ni a grandes esfuerzos ni alteraciones indeseadas de humor. En el proceso dejarás atrás tus viejo hábitos y razones que han impedido que hasta ahora no tuvieras tu talla y tu peso ideal.

Inscríbete en el programa «Peso Ideal Sin Dieta - Banda Gástrica Virtual» — Envía un WhatsApp [+34 697.214.803].

Deja de pelear con la comida y con tu cuerpo

  • Sencillamente, funciona. Es eficaz y estable en el tiempo. Nuestros pacientes nos reportan, además, muchas mejoras secundarias en su concepto global de salud, mejor descanso, sensación de ligereza, incremento de la autoestima y más calma y serenidad en sus vidas.
  • Es fácil, natural. Deja de pelearte con las calorías, con las prohibiciones. Vas a comenzar a escuchar a tu cuerpo y a darle lo que él te pide para su propio bienestar y tu propia felicidad.
  • Adaptado a ti. Hecho a tu medida, totalmente personalizado.

Repasemos:

  • La Banda Gástrica Virtual es un método definitivo para bajar de peso y mantenerlo.
  • Vas a vivir como si tu estómago hubiese sido reducido al tamaño de una pelota de golf/tenis.
  • Vas a percibir la sensación de saciedad mucho antes.
  • Vas a comer de una manera más relajadatranquila y conscientedisfrutando mucho más de lo que comes.
  • Vas a transformar para siempre el cómo comes, tus hábitos alimenticios, que serán mucho más saludables.
  • Vas a dejar atrás las emociones negativas que te hacían comer de más y de manera poco saludable.
  • Vas a descansar mejor.
  • Vas a tener grabaciones de refuerzo que ayudarán a que los cambios sean permanentes en tu interior.
  • Vas a recibir estímulos naturales para ejercitar más tu cuerpo.

Y añadamos algo más:

  • ¿Es complicado? No. en absoluto. Sólo seguirás unas pocas Reglas de Oro que se transformarán en tu nueva manera de relacionarte con la comida y con tu cuerpo.
  • Cada día —entre las sesiones— escucharás una grabación de refuerzo. Avanzado el tratamiento, incluso tendrás una segunda grabación opcional para dormirte, que te hará descansar mejor y no te ocupará tiempo extra alguno.
  • ¿Cuánto tiempo me llevará? Cada persona hace el proceso a su propio ritmo, aunque lo normal es hacerlo a lo largo de tres-cuatro meses. Algunas cantidades de peso llevarán más tiempo, pero como es online, estará a tu disposición para siempre e, incluso, podrás volver a hacerlo cuantas veces consideres necesario.
  • ¿Y si decido mejorar mis conocimientos sobre una alimentación más saludable? Pues eso siempre ayudará, y es un paso natural por el que optan la mayoría de quienes hacen el proceso. Es difícil ver la mejoría de vivir de manera permanente con menos peso y no decidir cuidar mejor de sí misma. En el programa daremos unas indicaciones mínima —aunque esenciales— al respecto.
  • ¿Y si decido comenzar un plan de entrenamiento físico que me ayude a mejorar aún más mi salud y energía? Pues también es una opción hacia la que recibirás estímulo, y es una decisión habitual de quienes hacen el proceso de PISD-BGV.
  • ¿Son individuales? Sí y No. Es un proceso que se hace online —como un video-curso— de forma que ni el lugar donde vivas, ni tus horarios laborales o familiares serán un impedimento. De manera regular en la Isla de Gran Canaria sí hacemos intensivos presenciales, que son continuados por la modalidad onl
  • ine.

Inscríbete en el programa «Peso Ideal Sin Dieta - Banda Gástrica Virtual» — Envía un WhatsApp [+34 697.214.803].

¿Qué tengo que hacer entonces ahora?

«Peso Ideal Sin Dieta – Banda Gástrica Virtual» es la solución que estabas esperando: Es fácil, sencillo, pensado para ti y… ¡¡funciona!! Así que…

Inscríbete en el programa «Peso Ideal Sin Dieta - Banda Gástrica Virtual» o Envía un WhatsApp [+34 697.214.803].

Mi experiencia con la Banda Gástrica Virtual

Sí, este era yo. Y no, estas no son las típicas fotos de ‘antes’ y ‘después’. La primera de ambas, cerca del verano de 2010, me las sacó —sin yo percatarme de ello— mi hija. Confieso que cuando la vi volcada en el ordenador me impactó. Es de esas veces que piensas: “Dios mío, se me ve así”.

La segunda es algo posterior, concretamente del 4 de enero de 2012, en una sesión fotográfica para tener material para la creación de la web que estás viendo. La «foto de después» viene un poco más abajo.

Al poco de la primera foto, los Reyes Magos ‘me pusieron’ —enero 2011— una cama elástica que me hacía mucha ilusión, pero que contenía una trampa: el peso máximo para usarla era de 80 Kg. Era mi excusa para proponerme bajar diez kilos. Pero al pasar todo el 2011, quien único disfrutó de la cama elástica fue mi hija pequeña, mientras yo la observaba desconsolado en mis adentros, habiendo conseguido bajar poco más de un kilo. Eso contando que desde septiembre hacía dos sesiones semanales de natación con monitor.

Como tantos obesos, o ‘gordos’ (por más que ahora se considere ‘políticamente incorrecta’ dicha expresión), mi historial contaba con numerosos intentos de bajar de peso. Como suele ocurrir, varios de ellos fueron muy exitosos, con bajadas que superaron la barrera de los 80 Kg —76 había sido mi máximo logro—; prueba de ellos son una buena tanda de pantalones en el altillo de mi armario que no había podido ponerme en los últimos cinco años. Y como suele ocurrir también, todo lo bajado había sido recuperado. Sin haber vuelto a los 96 Kg. que llegué a tener una vez, los 88 se habían vuelto mi media regular en el último lustro. En ocasiones conseguía llegar a 85, para desengañarme enseguida y volver a subir.

En noviembre de 2011 había hecho mi preinscripción en un curso de Hipnosis Clínica Reparadora (®) que iba a impartir en Madrid el psicólogo argentino Armando Scharowsky a finales de abril-inicio de mayo 2012. Conocía sus libros sobre el tema y sabía que usaba un método de bajada de peso denominado Banda Gástrica Virtual (BGV), y que tras el curso de Hipnosis Clínica Reparadora iba a hacer el Taller de formación de terapeutas en BGV.

Indagando en su Web (www.bandagastricavirtual.com), descubrí que en mi ciudad había una persona que ya era terapeuta de BGV. Recordé el famoso dicho de “casa de herrero, cuchara de palo”, y como siendo hipnotista no había usado la hipnosis para lograr mis aspiraciones en el tema de la Talla Ideal. Así que siete días después de la segunda foto, asistí a mi primera sesión de BGV. En la hipnosis final, en la que se te ‘implanta’ una Banda Gástrica Virtual (de ahí el nombre) sentí plenamente como me habían ‘trasteado’ el estómago.

Pero la primera sorpresa vino a la noche. Por prudencia, me serví algo menos de lo habitual, y procuré seguir las consignas básicas que había escuchado en ese primer día: comer sin apuro, masticando despacio y dejando los cubiertos sobre la bandeja entre bocado y bocado, hasta que, cuando llevaba comido poco más de la mitad del plato, sentí que ya no entraba más, y me dije: «¿pero esto qué [palabrota] es?» Y no me lo podía creer. Me pareció milagroso: ¡No podía comer más ni aunque hubiera querido!

Esta experiencia es común con quienes hacen la operación quirúrgica; pero yo tuve más suerte, y no sólo por el hecho de haberme ahorrado la violencia física que acarrea dicha intervención, sino que con la escucha de las grabaciones de apoyo, día a día iba perdiendo la compulsión psicológica hacia la comida, perdiendo el interés hacia la misma al tiempo que la saboreaba como nunca.

Y lo mejor fue que, al contrario de todas las ocasiones anteriores, esta vez no sufrí ningún cambio de humor, ni de enfado; todo el proceso iba sucediendo con una ‘encantadora’ normalidad.

A las pocas semanas tuve una ‘prueba de fuego’: una reunión con antiguas compañeras de la formación en Coaching. Cada uno trajo algo de bebida y de pisqueo y, como era de esperar, una de ellas trajo la habitual bolsa de papas (patatas) fritas. Poco antes, esa era una de las comidas ante las que estaba perdido; si probaba una, me resultaba imposible parar hasta que se terminasen. Y como no éramos muchos, el plato de plástico en el que se pusieron me quedó a pocos centímetros de mi lugar en la mesa. ¿Qué pasó? Pues que en las dos horas que estuvimos juntos ¡ni las probé ni se me apeteció hacerlo! Posteriormente, si las he comido, pero he comido dos o tres, y ya está.

Dada mi alta motivación, y la experiencia anterior con dietas ‘bestias’ (de las de estar diez días sin comer nada sólido), mi cuerpo bajó de peso muy rápido en las primeras semanas, para luego ir bajando de forma más gradual, con alguna pequeña meseta y alguna que otra subidita pequeña. Aquí les muestro la gráfica tomándome el peso cada miércoles a lo largo de los seis meses del proceso. El primer día, 11 de enero, pesé 87,6 Kg. y seis meses más tarde, el 11 de julio, pesaba 74,3. Trece kilos con cuatrocientos gramos menos.

Observa que hay dos objetivos, uno de 76 Kg., logrado a fecha de 2 de mayo (justo tras finalizar mi formación como terapeuta de BGV) y otro, de 72 Kg. conseguido un tiempo más tarde

Y ahora si que ha llegado la hora de la foto del después, con esos casi catorce kilos menos:

Te recuerdo que llevaba cinco años donde si conseguía bajar de 85, los volvía a recuperar en menos de dos semanas. Por eso, cuando en mi primera sesión escribí que mi meta era alcanzar los 76 kg., en mi cabeza yo me decía: «bueno, con sólo conseguir llegar y mantenerme por debajo de los 80, ya sería un sueño». A los dos meses ya había logrado ese sueño. Cuando el miércoles 14 marzo vi 79,9 Kg. en la pesa, ya podrás imaginarte qué fue lo primero que hice. Sí, sí, sí, como un niño chico, tal cual, abrí la cama elástica y la estrené.

Dos meses más tarde, ya había logrado el objetivo 1, con lo que pasé a marcarme un objetivo 2 que espero alcanzar entre agosto y septiembre, ya fuera del marco de los seis meses que dura el proceso de la BGV.

Y lo mejor no ha sido el peso, sino la cantidad de ropa que, como mencioné, tenía en el altillo, a punto de regalarla ya a alguna ong, asociación o cáritas, dando por sentado de que ya no podría volverla a usar, y que ahora me pongo.

En realidad, he podido regalar la que usaba hace pocos meses y que, por ancha, no pienso en volver a necesitar, dado que lo mejor que tiene la BGV a diferencia de las dietas que había hecho antes, es que ahora no hay un punto de retorno, no hay un ‘como antes’ al que volver. Ya mi cerebro vive con el convencimiento total de que tengo una Banda Gástrica que me ha achicado el estómago a menos de la mitad de su tamaño anterior (de hecho, físicamente el estómago se reduce de verdad durante el proceso); la comida es un tema que apenas me interesa y los hábitos transmitidos a mi subconsciente ya están hay bien implantados en lo más profundo de mi psique.

¿Y ahora qué? Ahora más ilusionado que nunca. No sólo voy a por esos 72 Kg (en verdad, tenía un tercer objetivo situado en 68 para mediados de 2013), sino que voy a hilar más fino. Ahora me interesa comenzar a medir el índice de materia grasa corporal y el de masa muscular; bajar el primero y subir el segundo. Dado que la masa muscular pesa más que la masa grasa, el peso a partir de ahora no es lo que más me interesa. Lo que sí me interesa es que lo bajado en grasa más lo subido en músculo sea equivalente a esos 68 Kg, aunque la báscula indique finalmente 72 o parecido.

 

Otro instrumento de medición que me ha acompañado en estos meses es este cinturón. La punta de los dedos indican el agujero que usaba a inicios de enero de este año; la muñeca está justo a la altura del agujero que uso en la actualidad. Son siete agujeros; todo el largo de mi mano (23 cm. aproximadamente), y antes de finalizar este año me gustaría usar el último (los 2 que quedan). Ya te iré contando.

 

Mi mayor ánimo, son las personas que bajo mi supervisión ya están, a su vez, realizando este mismo proceso. No todos los casos tienen que ser como lo ha sido el mío (en general, la mujer no suele perder peso tan deprisa) y cada persona es un mundo —algunas son casi dos mundos… Aparte de la bajada de peso, de las tallas, queda una maravillosa sensación de libertad, de ligereza, de auto confianza, de estar viviendo una situación física que daba por imposible hace un año y… lo mejor está aún por venir. Lo dicho, ya te iré contando.

NOTA a octubre de 2018. Desde que hace algo más de cinco años que escribí este auto testimonio, buena parte  he estado oscilando entre los 74 y los 78 kilos.

Un descubrimiento reciente, que ahora aplico al proceso, ha hecho que comenzase agosto 2018 con 78 kilos y que ahora —en noviembre 2018— esté pesando ya los deseados 72Kg con probabilidades de continuar aún bajando.

La clave, puesta en evidencia en estos últimos meses, está en el azúcar; dejar de consumir o minimizar al máximo todo aquello que contenga más de un 4% de azúcar ha obrado milagros en mi peso, en mi sensación corporal externa —ya nada de sentirme hinchado—, así como en la interna —sensación de ligereza física y mental—.

Inscríbete en el programa «Peso Ideal Sin Dieta - Banda Gástrica Virtual» o Envía un WhatsApp [+34 697.214.803].